Escrito por Tendenzias

Conoce tu tipo de piel

Para elegir correctamente los cosméticos que vamos a utilizar a diario, es indispensable conocer nuestro tipo de piel, de lo contrario, corremos el riesgo de empeorar los peores defectos que son propios de tu tipo de piel.

1

Piel normal: Esta piel es de textura lisa, uniforme y aterciopelada. Los poros no se ven porque son minúsculos. La piel normal es brillante y suave. Este tipo de piel debe limpiarse periódicamente, asimismo debe tonificarse y hidratarse.

Piel grasa: Este es el tipo de piel más reactivo que hay, porque las glándulas sebáceas hacen que la piel se vea brillante, sobre todo la zona T que abarca la nariz, la frente y la barbilla.

2

La piel grasa tiende a tener los poros agrandados y por lo mismo es propensa a tener granos negros y acné. Lo más importante es mantener este tipo de piel limpia y libre de obstrucciones.

Piel seca: Este tipo de piel carece de sebo y humedad, y por eso se ve fina, transparente, desigual y frágil. Este tipo de piel suele escamarse con facilidad y las pequeñas líneas de expresión salen con facilidad.

En la piel seca, las manchas desaparecen cuando hidratas la piel, las líneas finas no desaparecen y la piel del cuello y las mejillas siempre luce bien, aunque por ser seca, seguramente se arrugará antes que una piel normal o grasa.

Para impedir una piel tan seca lo mejor es tener una dieta sana y equilibrada, con frutas y verduras, ocho horas de sueño, ejercicios y una rutina de belleza. Hay que evitar los jabones fuertes y preferir los de glicerina.

Piel mixta: Este tipo de piel requiere de un tratamiento distinto en cada área. Se trata la grasa en la zona central y la seca en las mejillas.

La frente, la nariz y la barbilla necesitan atención adicional, ya que suelen aparecer puntos negros y poros dilatados. La grasitud no es lo mismo que humedad y la limpieza regular, tonificando e hidratando después es fundamental para mantener la piel mixta en buenas condiciones.

esBelleza.com

Newsletter