Desmaquillantes Clinique

Cuidar de nuestra piel no es simplemente usar todos esos cosméticos que aparecen en la tele y que nos prometen ofrecernos un rostro de ensueño, no es usar todos esos productos caros sin más, sino que cuidar de nuestra piel es mucho más y quizás también sea mucho más sencillo de lo que tenéis en […]
esBelleza.com

Cuidar de nuestra piel no es simplemente usar todos esos cosméticos que aparecen en la tele y que nos prometen ofrecernos un rostro de ensueño, no es usar todos esos productos caros sin más, sino que cuidar de nuestra piel es mucho más y quizás también sea mucho más sencillo de lo que tenéis en mente.

Cuidar de la piel es mantenerla siempre en condiciones óptimas para que ésta pueda realizar su función sin problema alguno, es decir, se pueda regenerar correctamente sin impurezas ni maquillaje obstruyendo los poros.

La única manera que hay de que todo eso sea así es manteniendo el rostro limpio, por lo tanto la base de toda belleza es la limpieza de la piel, mucho más importante que usar cientos de cosméticos sin mantener una buena higiene.

Por lo tanto, uno de los productos que se han convertido en algo primordial son los desmaquillantes, debido al gran aumento del maquillaje en los últimos años, maquillaje más resistente y por lo tanto más difícil de eliminar de nuestro rostro.

En este caso vamos a hablar de los desmaquillantes de una marca muy conocida y dela que seguro habéis oído hablar cientos de veces, Clinique. En ella podemos encontrar dos tipos de desmaquillante, un bálsamo y un aceite, los dos muy usados y con la misma cantidad de clientes, por lo tanto he decidido hablaros de ambos.

Os dejo aquí un enlace donde encontraréis toda la información sobre los mejores desmaquillantes del mercado: Mejores desmaquillantes.

Si os interesa conocer todo sobre ellos y ver como trabajan y que pueden aportarnos, o si son realmente tan maravillosos como dicen, ¡seguid leyendo!

Desmaquillantes Clinique

Tipos de desmaquillantes de la marca Clinique

Como podéis ver en la imagen anterior, Clinique no solo cuenta con un producto desmaquillante sino que cuenta con dos, uno en forma de bálsamo y otro con base oleosa, es decir, un aceite.

No todo el mundo tiene los mismos gustos y mucho menos el mismo tipo de piel, por lo que esta marca ha querido satisfacer las necesidades de más personas y por esta razón ha lanzados dos tipos de desmaquillantes diferentes al mercado, para su sorpresa parece ser que ha acertado con sus propuestas, ya que tiene muchos seguidores tanto uno como otro.

Aunque en este momento las personas que tengáis la piel grasa y estéis leyendo este artículo estéis pensando «directamente me quedo con el bálsamo porque el aceite me empeorará la piel», voy a adelantaros que lo ideal es que abráis la mente mientras estéis aquí, porque eso es un pensamiento erróneo y aunque hay muchas personas que lo creen (aceite es igual a más grasa) la realidad es que no, una personas con la piel grasa o mixta puede usar y beneficiarse de igual manera de un desmaquillante en aceite como cualquier otra persona.

Ahora sí, voy a empezar hablando del desmaquillante bálsamo, hablaremos de todos sus aspectos y acto seguido os daré mi opinión, lo mismo haremos luego con el desmaquillante en aceite, por lo que si os interesa uno u otro podéis ir directamente hasta ellos, no obstante si queréis conocer a los dos ¡leedlo todo!

Bálsamo desmaquillante take the day off, Clinique

Balsamo desmaquillante Clinique

Podemos decir que el bálsamo desmaquillante nació como una gran alternativa a muchos otros cosméticos, ya que es ideal para usarlo en la doble limpieza. Esta limpieza nació en los países asiáticos que como bien sabréis son los pioneros en descubrir y lanzar al mercado todo lo que tenga que ver con la cosmética, la belleza y el cuidado de la piel.

Aún así estoy segura que muchos de vosotros lleváis a cabo la doble limpieza cada día, ya que aunque sea un descubrimiento occidental, ha llegado hasta nosotros y lo hemos adoptado como nuestro.

En este caso nos vamos a centrar en el bálsamo desmaquillante de la marca Clinique, un producto en el que la marca nos promete que desmaquillará a la perfección tanto el maquillaje que hayamos puesto (incluido el más resistente) y además también será muy eficaz a la hora de retirar el protector solar. Aunque se trate de un bálsamo, la realidad es que en cuanto éste entra en contacto con la piel adopta la textura de un aceite y trabaja de forma muy similar, aunque no llega a ser exactamente eso.

Se trata de un cosmético que al ponerlo en la piel se puede extender por todo el rostro con mucha facilidad, no resulta en ningún momento pegajoso ni pesado. Además eliminará al instante hasta el último resto de impureza que podamos encontrar en la piel, de esta manera nos asegura un rostro mucho más cuidado y joven. A pesar de ser un bálsamo no deja la piel untuosa en ningún caso, ni siquiera a aquellas que son grasas, por lo que no debemos preocuparnos por ello.

Todo esto es lo que la marca nos dice y nos promete, pero no debemos quedarnos aquí sino que debemos comprobar por nosotros mismos si realmente es así tal y como nos han estado vendiendo el cosmético, o si por el contrario no lo es.

Es muy importante que sepáis que no debemos quedarnos solamente con lo que nos dice la marca, ya que de esta manera no conoceremos el producto realmente, y no queremos eso.

Para ello vamos a empezar a hablar de todos y cada uno de sus aspectos, por lo tanto ¡empezaremos a conocerlo realmente!

¿Es apto para todo tipo de pieles?

Lo primero que debemos conocer siempre que pensamos adquirir un nuevo cosmético es el hecho de si será o no será adecuado para nuestro tipo de piel, ya que si no es adecuado y lo usamos, los resultados pueden ser muy negativos y eso es justo lo último que queremos.

En este caso el bálsamo desmaquillante de la marca Clinique se trata de un producto apto para todo tipo de pieles, incluidas las grasas, porque como bien nos ha dicho la marca no emporará en ningún caso la producción de sebo, todo lo contrario. Por otro lado se trata de un cosmético muy recomendado para todas aquellas personas que tienen la dermis sensible, por lo que de primeras nos indica que será respetuoso con la piel para no irritar ni siquiera a aquellas que son más propensas.

Ingredientes

Los ingredientes es quizás lo más importante de todo, aunque siempre recomiendo que lo analicemos después de saber que ese producto es realmente apto para nuestro tipo de piel, una vez que sabemos esto es cuanto debemos conocer desde el primero hasta el último de sus ingredientes, comprobar que sean buenos y que ninguno de ellos nos hará daño en la piel.

En este caso podemos decir que el INCI de este cosmético se presenta de manera muy prometedora, ya que contiene ingredientes muy buenos y con mucho por aportarnos.

Lo primero que nos llama la atención y que quizás sea su punto más fuerte es la sustancia más presente en el cosmético, el aceite de semillas de flor de azafrán, una sustancia que nos ayudará enormemente a equilibrar la grasa natural de nuestra dermis, es decir que controlará y mejorará la producción del sebo, además también será crucial a la hora de eliminar la suciedad y las impurezas de nuestra tez.

Por otro lado también destacan otras dos sustancias, el ácido linoléico y el tocopherol, entre los dos actuarán de tal manera que protegerán y potenciarán la barrera  la barrera cutánea de nuestra piel, además de frenar y combatir contra los radicales libres que resultan tan dañinos para nuestra dermis.

Por último otros dos tipos de sustancias, los triglicéridos caprílicos y el palmitato serán los encargados de mantener la piel hidratada para que el hecho de limpiarla no suponga que se reseque o que sufran alguna falta de humedad.

También cuenta con otras sustancias como es por ejemplo la vitamina E que aportará grandes propiedades antioxidantes.

Envase y precio

El envase es lo primero que vamos a ver y por lo tanto también es importante, en este caso nos encontramos con un tarro de color lila o malva y un tapón de rosca de color plata (como podéis ver, se trata de un diseño precioso).

Es cierto que de primeras podéis pensar que no es el mejor de todos los formatos por el simple hecho de la higiene, es decir, el hecho de tener que introducir los dedos cada vez que vayamos a usarlo es sinónimo de contaminar el contenido, pero realmente para su textura no puede venir en un formato diferente, por lo que creo que es completamente acertado.

Por otro lado, hay muchas formas de sacar el producto sin meter los dedos dentro del tarro, por ejemplo con las palitas que venden justo para ello, os voy a dejar un ejemplo aquí abajo para que podáis reconocerla cuando vayáis a comprarla.

Pala para sacar el cosmético

Como podéis observar es mucho más sencillo, cómodo y sobre todo higiénico usar una espátula parecida a esta para sacar el contenido, no obstante podéis hacerlo como queráis.

El tamaño del tarro, que también es importante, es muy bueno ya que nos permite transportarlo a donde queramos sin que moleste mucho, contiene unos 125 ml y aunque parezca que no, cunde mucho, ya que con muy poco que cojamos podemos cubrir todo el rostro, gracias a que cambia de esta al entrar en contacto con la piel.

Su precio ronda los 20 euros, dependiendo de la tienda puede ser un poco más, pero siempre aproximado. Como veis no se trata de un producto extremadamente barato, por lo que es muy importante conocerlo muy bien antes y estar un poco seguros de que nos aportará cosas positivas, ya que de la otra manera estaremos tirando el dinero.

Textura

La textura es lo que más nos suele preocupar, sobre todo si el cosmético del que estamos hablando se trata de un bálsamo desmaquillante, un producto que solo con oír el nombre ya nos imaginamos una textura untuosa y pesada (aunque no tanto como la del aceite que veremos luego), sin embargo he de deciros que no porque se trate de un bálsamo o de un aceite tiene que ser sinónimo de untuosidad en la piel.

En este caso la textura de este bálsamo es algo peculiar, ya que lo vemos en estado sólido dentro del bote pero sin embargo en cuanto lo ponemos en nuestro rostro y entra en contacto con nuestra piel se convierte en una especie de aceite mucho más liquido, facilitando la penetración en la piel, por lo que podemos decir que tiene dos estados, sólido y oleoso.

Aunque se convierta en una especie de aceite no imaginéis que dejará nuestro rostro con sensación untuosa, porque para nada es así, todo lo contrario, solo con ponerla en la piel ya vemos que es muy suave y ligera por lo que el momento de aclarar la piel y eliminar el bálsamo es completamente sencillo y eficaz, no se queda ninguna sensación desagradable en nuestro rostro.

Olor

El olor es algo que determinará si el producto es agradable o si por el contrario el hecho de ponerlo en nuestra piel es sinónimo a pasar un mal rato, por lo que también tiene su importancia.

En este caso no debemos preocuparnos mucho, ya que apenas contiene olor y el que tiene es completamente imperceptible, aunque si nos acercado mucho podamos percibir que huele a algo pero es tan sumamente suave y sutil que es imposible percibirlo cuando lo estamos poniendo en el rostro, por lo tanto esto es un aspecto positivo.

Nunca se convertirá en un momento desagradable o pesado.

En definitiva: ¿Es un buen desmaquillante?

Todos los aspectos apuntan a que sí, se trata de un buen desmaquillante y bajo mi experiencia también diría que cumple con todo lo que dice, aunque haría una critica negativa, en cuanto a desmaquillar, si el maquillaje es normal no hay ningún problema, pero sin embargo, si el maquillaje es waterproof o llevamos un labial fijo, la cosa se complica y podemos ver como le cuesta mucho más el retirarlo todo.

En la primera pasada puede que deje algún resto de máscara de pestañas y de labial si este es fijo, por lo tanto aconsejo que en esas zonas repitamos el proceso dos veces.

En definitiva, aunque no creo que sea el cosmético más eficaz, si creo que sea un buen producto, por lo tanto le daría más oportunidades en mi vida.

Aceite desmaquillante take the day off, Clinique

Aceite desmaquillante Clinique

Ahora que ya hemos hablado del bálsamo desmaquillante ha llegado el momento de hablar del aceite desmaquillante, aunque es cierto que el anterior también es un aceite no podemos catalogarlo como tal, mientras que a este si.

Se trata de un aceite desmaquillante que se encargará de eliminar todas las impurezas y el maquillaje que haya en el rostro, incluidos los más resistentes, es decir, un producto que nos dejará la piel impoluta mediante aceite, pero sin dejar la piel grasa ni untuosa, por lo tanto podemos decir que es un cosmético estrella.

Muchas personas aún creen que un cosmético a base de aceite es una mala elección para las pieles grasas y mixtas, por el hecho de que creen que va a empeorar el estado de la dermis, aumentará la producción de sebo o esta se sentirá mucho más untuosa, sin embargo nada de ello es así.

Hoy en día podemos decir que el aceite es el mejor formato de desmaquillante que podemos elegir para desmaquillar nuestra piel, ya que es el más efectivo en cuanto al arrastre y la eliminación del maquillaje sin causar ningún daño en la piel.

Este desmaquillante es una alternativa para todas aquellas personas que no quieran un producto tan «pesado» como un bálsamo, es decir, que quieran un cosmético de base oleosa pero algo más ligero de usar.

Aunque se trata de un producto apto para tratar y desmaquillar la zona de los ojos, os recomiendo que se use a su vez un desmaquillante de ojos especialmente diseñado para tratarlos, ya que así tendremos un cuidado de la piel mucho más personalizado y preciso.

Ingredientes

Los ingredientes como podéis observar son muy similares al del bálsamo pero algo más ligeros, por lo que el trato con la piel será también muy respetuoso y suave.

Se trata de un producto apto para todo tipo de personas, por lo que tanto aquellas pieles más sensibles como las grasas pueden usarlo sin ningún tipo de problema, sin miedo a que sufran algún tipo de daños o irritación o a que sufran un empeoramiento de la producción de sebo.

En definitiva, no hay mucho que decir de los ingredientes con respecto al cosmético anterior, pero eso sí, todo el mundo puede usarlo.

Envase y precio

El envase si es realmente diferente al anterior, como podéis observar se trata de un bote de plástico de color lila o malva (esto si es igual), con algunas zonas en color plata y un dosificador en forma de pulsador. A mi personalmente es el formato de dosificador que más me gusta, ya que es mucho más cómodo, práctico y seguro de usar, de esta manera no caemos en el riesgo de desaprovechar el contenido.

Lo mejor de todo y de lo que no puedo no hablaros es de su seguro, es decir, cuenta con un seguro para el pulsador que bloqueará la salida del contenido si no lo estamos usando, de esta manera evitará que pulsemos por accidente y salga disparado el desmaquillante.

El tamaño del bote puede variar un poco y aunque no hay mucha diferencia entre uno y otro, es cierto que se agradece, podemos encontrar el de 125 ml y el de 200 ml, ambos son pequeñitos, es decir no son muy grandes y por ello nos facilita el hecho de poder transportarlo a cualquier lugar.

Su precio ronda también los 20 euros, aunque si lo buscáis podemos ver que dependiendo de la tienda nos ahorraremos algún euro. Por lo que de nuevo estamos ante un desmaquillante que no es especialmente barato y del que debemos estar seguros para no desperdiciar el dinero.

Textura

La textura, como ya sabéis es muy importante y por ello también es algo que tenemos que conocer siempre antes de usar un producto, o al menos haber buscado algo de información al respecto.

En este caso, a pesar de tratarse de un desmaquillante en aceite (aunque algo más ligero que el anterior), no os preocupéis pensando que os empeorará la dermis o que os dejará la piel grasa porque nada de eso ocurrirá.

En cuanto lo pones en la piel sientes que se trata de una loción realmente agradable, muy suave y ligera, yo personalmente os voy a destacar lo fabuloso que es desmaquillar nuestro rostro con el aceite mientras damos un pequeño masaje facial, quizás es lo que más adoro de este producto.

Se absorbe rápido y a la hora de aclarar el rostro para terminar de retirar las impurezas, el maquillaje y el propio aceite, dejamos la piel completamente impoluta y libre de cualquier sustancia pegajosa o pesada.

Olor

En cuanto al olor no hay mucha diferencia con el anterior, como podréis comprobar cuando lo tengáis en vuestras manos, el olor es casi imperceptible, no lo notaremos a menos que vayamos a acercar nuestra nariz a la abertura para olerlo con conciencia y tampoco podremos percibir un olor muy fuerte.

Eso sí, es de lo más agradable, ya que no se convierte en un momento pesado gracias a la sutileza del aroma.

En definitiva

En definitiva no puedo decir otra cosa que no sea que es un producto muy bueno, su función que es la de desmaquillar el rostro la cumple a la perfección, no deja ningún rastro de maquillaje ni de impurezas en la piel, sentimos la piel realmente nueva y fresca y el aceite no es para nada pegajoso.

Es cierto que el precio es algo elevado para el tamaño del bote, pero debido a su eficacia creo que vale la pena gastar ese dinero y cuidar bien de nuestra piel.

Mi piel es mixta y el tema del aceite no ha sido para mi ningún problema en ninguno de los dos casos, ni con el aceite ni con el bálsamo, por lo que os aconsejo a todos probar este cosmético.

La importancia de desmaquillar

Hasta aquí hemos llegado con este artículo, espero que os haya gustado esta pequeña presentación sobre los desmaquillantes de Clinique y también espero que mi experiencia os sirva de ayuda en vuestros futuros usos.

Dicho esto, solo me queda deciros que siempre debéis buscar aquel desmaquillante que os llene al completo, en todos sus aspectos y funciones, solo así estaremos contentos y con ganas de cuidar nuestra piel y por lo tanto solo así podremos conseguir una dermis radiante y sana.

También te puede interesar