Lo que el jabón natural puede hacer por tu piel

Cada son más las marcas que han optado por abandonar el formato líquido y apostar por el jabón natural sólido. Este tipo de formato, tradicionalmente utilizado por nuestras abuelas, presenta numerosos beneficios humanos y medioambientales que lo convierten en una alternativa perfecta a los geles y champús químicos. Pese a ello, todavía existe un gran desconocimiento en […]

Cada son más las marcas que han optado por abandonar el formato líquido y apostar por el jabón natural sólido. Este tipo de formato, tradicionalmente utilizado por nuestras abuelas, presenta numerosos beneficios humanos y medioambientales que lo convierten en una alternativa perfecta a los geles y champús químicos.

Pese a ello, todavía existe un gran desconocimiento en torno al uso de jabones naturales. Para algunas personas, el hecho de estar compuesto por ingredientes naturales afecta al estado final de la limpieza o de la piel.

Si tú también tienes dudas sobre los beneficios del jabón natural en tu piel, has llegado al sitio indicado. En este post te vamos a explicar por qué deberías utilizar estos jabones por encima de otros. ¡Empezamos!

Beneficios del jabón natural

Existen una serie de beneficios que el uso del jabón produce en la piel.

Ingredientes naturales

En los últimos años se ha comprobado que muchos problemas cutáneos están relacionados con los productos químicos y fragancias que las grandes marcas añaden a sus jabones. Los jabones naturales están fabricados, como su propio nombre indica, con ingredientes naturales: aceites, plantas, hierbas, flores, etc. El resultado es un jabón tradicional, libre de sustancias como colorantes y fragancias.

Hidratación extra

Como consecuencia de las sustancias químicas de los jabones químicos, la piel sufre de sequedad. Dado que los jabones naturales poseen aceites de distintas variedades (rosa mosqueta, coco, oliva, etc.), aportan una hidratación extra al lavado del cuerpo, una hidratación que aumenta con el uso de cremas o aceites posteriores.

Testados dermatológicamente

El hecho de que los jabones naturales se fabriquen y diseñen con materias naturales no significa que no hayan pasado un control de calidad y hayan sido testados dermatológicamente. De hecho, el examen al que están sometidos estos productos es sumamente riguroso, y las cantidades que se añaden para cada piel está estudiadas y medidas al milímetro.

Luchan contra la irritación

Los ingredientes naturales de los que están compuestos los jabones no irritan ni inflaman la piel. Por ello, suelen ser utilizados por personas con la piel sensible o incluso problemas cutáneos. En la actualidad existen jabones enfocados a todo tipo de pieles, algunos especializados en ciertos problemas.

Variedad adaptada a distintos tipos de pieles

Aunque existen excepciones, por regla generales los jabones y geles químicos han sido testados para un uso genérico. Esto significa que no tienen en cuenta las particularidades de cada piel, un examen importante si tenemos en cuenta que la dermis, como el cabello, dista de una persona a otra.

Por el contrario, existe una amplia variedad de jabones artesanales. Por ejemplo, en marcas tan reconocidas como Jabones del Zorro es posible encontrar jabón de nogal, jabón de azufre, jabón de lavanda, jabón de naranja, jabón de leche de vaca, jabón de mirra… Cada uno de estos jabones está enfocado a un público concreto. Así, la leche de vaca es sumamente hidratante, por lo que se recomienda para personas con la piel muy seca. Por su parte, el nogal es ideal para pieles descamadas, irritadas y tendentes a la rojez.

Jabones multiusos

En contra de lo que el mercado nos ha hecho creer, en realidad no es necesario contar con un jabón para cada tipo de lavado. Si bien es cierto que los jabones químicos pueden ser irritantes para ciertas partes del cuerpo, no ocurre lo mismo con los jabones naturales adaptados a nuestro tipo de dermis. Así, un mismo jabón natural puede servirnos para lavarnos rostro, manos y cuerpo.

No obstante, es importante tener en cuenta el tipo de piel que tenemos y, en caso de detectar una piel del rostro diferente (sensible, tendente a las rojeces, etc.), adaptar el jabón a esta dermis.

Ahorro económico

Aunque pueda parecer que este punto no está relacionado con beneficios para la piel de manera directa, lo cierto es que el uso del jabón puede ayudarnos a mejorar el estado final de nuestra piel. Así, la utilización de jabones artesanales es más económica que la de jabones químicos, sobre todo en cuanto a duración del propio producto.

Así, un ahorro generalizado en productos de limpieza cutánea permite adquirir otros productos más costosos para la piel, como sérums o cremas de calidad. Todo ello, utilizado de manera conjunta, te permitirá obtener los resultados deseados.

Ayuda medioambiental

Al igual que el ahorro económico tiene un impacto indirecto en la mejora de la piel, el optar por productos ecológicos y nacionales acaba por repercutir en nuestro bienestar físico y emocional. Los jabones naturales no solo no contienen ingredientes químicos, sino que también carecen de envoltorios de plástico. En definitiva, con su uso ayudamos a reparar y cuidar el entorno natural que nos rodea, algo que, en última instancia, contribuye a disminuir los niveles de contaminación tan perjudiciales para nuestra dermis.

En definitiva, como también señalan desde Guapa al instante, el uso del jabón natural no solo una moda, ya que ha llegado para quedarse.

Compartir en: Twittericono twitter Facebookicono facebook Pinteresticono pinterest

También te puede interesar