Agua micelar Garnier, mi experiencia

El agua micelar es un cosmético que sin lugar a dudas llegó pisando fuerte hace algunos años y hasta el día de hoy sigue siendo un producto realmente fundamental en nuestro día a día, sobre todo hablo desde mi experiencia y os digo que hoy no sabría que hacer si no tuviera una cerca. Cuando […]
esBelleza.com

El agua micelar es un cosmético que sin lugar a dudas llegó pisando fuerte hace algunos años y hasta el día de hoy sigue siendo un producto realmente fundamental en nuestro día a día, sobre todo hablo desde mi experiencia y os digo que hoy no sabría que hacer si no tuviera una cerca.

Cuando descubrí el mundo de las aguas micelares fueron para mi un total descubrimiento, ya que antes de usarlas no tenía nada que se pareciera a ellas, tan solo usaba mi desmaquillante, el limpiador, el tónico y el hidratante. Pero en cuanto use mi primera agua micelar, todo cambió y mi piel se sintió mucho más radiante y bonita, aunque he de decir que me costó tiempo encontrar la ideal para mi.

En el camino de la búsqueda de mi agua micelar ideal, probé varias entre ellas la que hoy os traigo aquí, el agua micelar de Garnier, un producto que sin lugar a dudas no podía dejar pasar por alto, no con su enorme fama.

Por ello, decidí darle una oportunidad y probarla en mi piel, hoy estoy dispuesta a hablaros sobre aquella experiencia, os contaré todo lo que sentí desde el minuto uno que la puse en mi piel.

Agua micelar de Garnier

¿Cómo trabaja Garnier para fabricar sus aguas micelares?

Como prácticamente todas las marcas, crean sus aguas micelares a partir de micelas, que como bien indica su nombre, su principal diferencia con cualquier otro tipo de cosmético reside en estas.

Las micelas son pequeñas partículas que como si fueran un imán atraen toda la suciedad y las impurezas y las dejan atrapadas entre ellas, haciendo que recorran por el agua hasta que finalmente la expulsa al exterior. De esta manera es como trabaja el agua micelar en general y la de Garnier en particular.

Pero además, esta marca no solo nos promete que limpiará nuestra piel, sino que además también nos beneficiará con más funciones, como la de desmaquillar el rostro y los ojos, porque también está indicada para su uso en estas zonas, así como el hecho de conseguir desinflamar las bolsas que se suelen formar bajo nuestros ojos y que son tan tediosas, como hidratante ayudando a que nuestra dermis se vea mucho más jugosa y por último como tónico, haciendo equilibrar el pH de nuestra piel.

Escuchando todo esto, no nos quedan dudas para pensar en que sea una mala opción, aunque todo ello dependerá de lo que averigüemos sobre este producto y sobre mi experiencia usándola durante un tiempo.

Gracias a su uso estaremos beneficiando la salud de nuestra piel, ya que el agua micelar nos asegura que no tendremos que frotar nuestra piel, sino que simplemente con el paso del algodón iremos eliminando todo el maquillaje y la suciedad.

Por lo tanto podemos observar que este agua micelar tiene el mismo proceso que todas las aguas micelares del mercado, un producto a base de micelas como formulación básica.

Diferentes tipos de aguas micelares de Garnier

Aunque yo solo os voy a dar mi opinión y mi experiencia de la más usada y famosa de esa marca, ya que es la única que hasta el momento he usado, lo cierto es que Garnier cuenta con varias aguas micelares cada una de ellas con un propósito y es por ello que me gustaría al menos nombrarlas aquí.

Tipos de aguas micelares de Garnier

Estas son tres de las aguas micelares con las que Garnier se ofrece a cuidar de nuestra piel, aunque lo cierto es que cuenta con dos más, es decir en total cinco aguas micelares ha creado Garnier para que podamos usar la que más se adecue a nosotros.

Si os encontráis ante ellas y no sabéis cual elegir, el truco que nunca falla es conocer previamente vuestro tipo de piel, solo así sabréis cual es la que más se identifica con lo que necesitáis y a la que más provecho le vais a poder sacar. Dicho esto, os voy a hablar de los cinco tipos de aguas micelares de Garnier y acto seguido os diré cual es la que yo he probado y lo que me ha parecido.

Agua micelar todo en uno. La más común

Esta es la que yo usé y realmente la que más fama tiene de todas las que aquí os voy a nombrar, se trata de un agua micelar normal apta para todo tipo de pieles, por lo que podemos decir que es el comodín de todas ellas.

Tiene un efecto todo en uno que además de limpiar la dermis también desempeñará otras funciones como son el desmaquillar y el hidratar.

 Agua micelar Pure Active. Para la piel grasa

Con una formulación parecida a la del producto anterior pero con propiedades diferentes, este agua micelar es perfecta para las pieles más grasas, así como para las mixtas también. Lo que realmente lo hace diferente es su propiedad como matificador, es decir no solo limpiará nuestra piel sino que también la deja mate.

Con esta sustancia las personas que más sufren de los temidos brillos, esos que no desaparecen ni aunque lavemos nuestro rostro con frecuencia, se verán mucho más beneficiadas en este caso ya que gracias a sus propiedades matificantes no dejarán que estos aparezcan por el rostro.

Agua micelar Sensitive. Para la piel sensible

Como sabréis la piel sensible es la más delicada de todas, por lo que no pueden usar cualquier producto y es por ello que Garnier ha querido crear un cosmético especialmente dirigido a ellos para  que así puedan cuidar de su rostro sin necesidad de estar preocupados por lo que pueda llegar a producir en su piel.

Además también se puede usar en la zona de los ojos y los labios gracias a su formulación tan respetuosa con la piel, por lo que es otro de los aspectos más positivos de este agua micelar.

Agua micelar, leche hidratante. Para pieles secas

Para terminar con los tipos de pieles, la seca no se iba a quedar sin su producto específico y aquí tenemos la propuesta de Garnier, un agua micelar con muchos activos de la leche hidratante que ayudará en todo momento a que la limpieza del rostro sea mucho más suave y respetuosa a la misma vez que va hidratando el rostro.

Además, si no os suena mucho es normal, ya que es la última agua micelar que la marca a lanzado al mercado, por lo que hay muchas personas que la están probando recientemente.

Agua micelar en aceite. Para un mejor desmaquillaje

Sin lugar a dudas este producto está hecho para aquellas personas que quieren el agua micelar para desmaquillar su rostro, ya que con el maquillaje waterproof es muy efectiva gracias al aceite que contiene en su formulación.

Con este producto nos olvidamos de esas veces que hemos tenido que frotar con el algodón cientos de veces por los ojos hasta eliminar todo el maquillaje, ya que tan solo se necesita una sola pasada para acabar con esa máscara de pestañas más resistente.

Pero además cuenta con otras sustancias que harán que la limpieza además de efectiva sea sana y respetuosa, ya que cuenta con propiedades que nutrirán enormemente nuestra piel.

Gracias a todo esto, es la más elegida por las personas junto a la primera, y la realidad es que es la siguiente que voy a probar ya que las personas que la han usado hablan muy bien de ella.

Como podéis ver estos son los cinco tipos de aguas micelares que podemos encontrar dentro de la marca de Garnier, todos ellos tienen sus objetivos y sus propias prioridades, como os dije, vuestra elección deberá depender de lo que necesitéis, en mi caso como quería probar un agua micelar más estándar y además me interesó mucho la de esta marca me decidí por la primera, así que aquí estoy para hablaros sobre ella.

Agua micelar Todo en uno. Mi elección

Como os he dicho mi elección fue con un producto bastante habitual y estándar, me decidí por ella porque realmente era la que más comentarios tenía y por lo que investigué es la que más personas usan con asiduidad, así que no me lo pensé mucho más y la probé.

Tengo que decir que mi piel es más bien tirando a mixta, pero como este cosmético es apto para todo tipo de pieles, no había problema en ello. Como sabéis de otras reviews lo primero que hago siempre que compro un nuevo producto es fijarme en sus ingredientes, para saber que es lo que voy a poner en mi rostro y así estar cien por cien preparada.

La composición

Con este producto me sorprendí mucho cuando al ver su lista de INCI tan solo leía siete ingredientes, una lista realmente corta, aunque no es sinónimo de algo positivo ni negativo, así que empecé a leer y a averiguar que eran cada uno de ellos. Os dejo por aquí los siete ingredientes.

INCI:

Aqua / water. hexylene glycol. glycerin. poloxamer 184. disodium cocoamphodiacetate. disodium edta. myrtrimonium bromide. 

Como veis en primer lugar se encuentra el agua, por lo que empezamos bien, prácticamente todas las aguas micelares deben tener el agua como principal ingrediente. Acto seguido encontramos un emulsionante, un reparador de la barrera lipídica que además hidratará y suavizará nuestra dermis, también encontramos un tensioactivo, un agente espumante, una sustancia que permitirá que el contenido no sea pegajoso y por último un conservante.

Como veis no es una formulación mala para nada, pero si podemos decir que es bastante básica, ya que tan solo se limitará a limpiar la piel y no nos aportará nada más.

Otros aspectos importantes

Otros aspectos importantes

Además de los ingredientes, hay otros aspectos más que también son importantes a la hora de adquirir un nuevo producto, ya que si encontramos un cosméticos con ingredientes muy buenos pero con un envase pésimo o una textura realmente desagradable, no nos decidiríamos por él, a pesar de lo maravilloso de su INCI, así que aunque si es lo más importante, no es lo único.

Pensad por un momento, ¿qué aspectos os gustaría que tuviera vuestra agua micelar ideal?, sin lugar a dudas yo lo tenía muy caro cuando me decidí a elegir la mía y de entradas ésta parecía cumplirlo, una lista de ingredientes donde no hubiese ninguno que me hiciera daño, un envase bonito y resistente además de cuidadoso con el contenido interior, una textura agradable que no me dejase sensaciones extrañas, un olor tenue que fuese suficiente para relajar el ambiente y que no molestara y por último que su precio no fuera muy elevado, de momento de cumplía todo ahora ya solo me quedaba averiguar los resultados que era capaz de ofrecer a mi piel.

La primera impresión: El envase

Lo primero que vemos siempre que cogemos un nuevo cosmético es su envase y como se presenta ante nosotros, en este caso el envase es bastante común, un bote de plástico duro transparente que deja ver el contenido 1ue a su vez también es transparente. Un tapón de color rosa de plástico aún más duro y con una abertura por donde girando el bote y apretando un poco sale el contenido, este método de dosificador me parece higiénico pero no cómodo del todo, ya que si apretamos más de la cuenta puede salir más producto del deseado y eso sería un desperdicio, por lo que tuve que tener cuidado siempre que lo usaba con la fuerza que ejercía.

Por otro lado el tamaño del bote es de 400 ml, que aunque no sea enorme si es más grande de lo habitual y, en casa en genial ya que tenemos más cantidad de producto pero si lo que queremos es llevarlo de viaje o simplemente transportarlo en el bolso a aquellos lugares donde vayamos cada día es mucho más complicado por su peso y su tamaño. La realidad es que esto no es un inconveniente enorme, ya que simplemente podemos arreglarlo vertiendo un poco de contenido en un bote más pequeño y así podremos llevar a todos lados y además dejar el bote grande en casa.

Como veis el envase no tiene mucho más, es un bote normal y sencillo con el único punto que a mi parecer debería mejorar, el dosificador.

La textura y la sensación en nuestra piel

Esto si que suele ser algo que miramos muy bien y a veces puede ser crucial a la hora de elegir un producto, ya que lo último que queremos es que además de tener que usar un cosmético (que a veces no tenemos muchas ganas, cuando estamos demasiado cansados o tenemos mucha prisa) que encima nos deje una sensación desagradable en el rostro, siendo el colmo para acabar de apetecernos pararnos a usar este producto.

Al menos en mi caso es muy importante, ya que yo suele ser un poco reacia a muchos cosméticos justo por este tema, no soporto que un producto me deje el rostro pegajoso o untuoso y este es quizás uno de mis mayores miedos siempre que decido usar un nuevo producto. No os voy a mentir que iba muy pendiente de este aspecto cuando use por primera vez este agua micelar, pero la realidad es que me sorprendió para bien.

Cuando la puse en mi rostro sentí como su textura era muy suave y bastante líquida, por lo que era extremadamente ligera, se absorbía con rapidez y no me dejó ninguna sensación desagradable en la piel, literalmente era como el agua normal, pero con la única diferencia de que al ir esparciendolo por el rostro hace un poco de espuma, algo que no resulta desagradable pero que para las personas que no les guste la espuma les resultará un poco tedioso.

Por este aspecto le doy un diez, ya que la textura para mi es muy importante y el agua micelar de Garnier lo cumple con creces.

El aroma

Otro de los grandes aspectos es el aroma de un producto, si al abrir el bote el olor es demasiado fuerte, por muy bueno que sea no sería de nuestro agrado, por otro lado también hay productos con un olor enorme a químico, y en mi caso es completamente horrible, ya que hace que la aplicación no sea nada agradable. Por otro lado, para mi gusto si el olor es bueno y a la vez suave, mi momento de aplicación será muy reconfortante para mi.

En este caso, este producto no tiene ningún olor, podemos decir que prácticamente no se percibe nada, por lo que para mi no es del todo malo, ya que aunque es cierto que no convertirá el proceso en algo relajante ni agradable, tampoco hará lo contrario y eso es realmente bueno.

En definitiva, el olor es otro de los aspectos buenos de este producto, ya que tenemos asegurado el hecho de que no se convierta en algo desagradable.

¿Se aplica con facilidad?

A la hora de aplicar este producto es prácticamente igual que al aplicar cualquier otra agua micelar, con varios discos de algodón empapados en este contenido vamos a ir pasándolo por todo nuestro rostro y retirando tanto el maquillaje como la suciedad e impurezas que haya en él. Lo cierto es que tengo que deciros que cuando lo usé por primera vez estaba sin maquillar y a simple vista parecía que era bastante efectivo y que daba buenos resultados, al día siguiente al usarlo con el rostro maquillado me di cuenta que no era del todo efectivo a la hora de eliminar el maquillaje, sobre todo la máscara de pestañas waterproof que es la que yo uso normalmente, tuve que pasar el algodón varias veces e incluso usar varios algodones (creo que dos) para el mismo ojo y aún así todavía se veía algunos restos.

En ese momento comprendí que aunque realmente me había parecido un buen producto y todo me había gustado, el acto de desmaquillar y limpiar la piel no era completo, por lo que hasta que terminé el bote tuve que usar un desmaquillante especial para eliminar el maquillaje waterproof y por lo tanto me decepcionó enormemente en este sentido.

Mi opinión sobre el agua micelar todo en uno de Garnier

Ahora sí, aunque ya habréis visto que os ido dando mi opinión en todos los apartados de los que hemos ido hablando, me gustaría expresarme aquí un poco mejor y que os quede más claro.

El producto en sí parece muy bueno, sus ingredientes que es en lo primero que me fijo son buenos, no son abundantes y los que tiene no son malos, es cierto que tiene un conservante y un tensioactivo, pero en ningún caso nos harán daño, por lo tanto el hecho de que sea apto para todas las pieles es cierto.

Luego el envase también está bien, es normal y no resulta impactante, además aunque el tamaño es bastante grande es cierto que eso para mi no es un problema ya que yo siempre cuento con varios botecitos pequeños en casa para ir repartiéndolo y así poder llevarlo a todos lados.

La textura y el olor son dos aspectos que de nuevo me sorprenden de este agua micelar, la textura aunque hace un poco de espuma no resulta pegajosa ni desagradable, todo lo contrario, es ligera y suave, se absorbe con gran rapidez y no causa molestias.

El olor por su parte es neutro, no huele a nada, beneficiando así a que no se convierta nunca en un proceso desagradable, ya que nunca se volverá pesado ni repetitivo.

El momento de mi decepción viene ahora, cuando me decido a aplicarlo en mi rostro y aunque como os he dicho el primer día parecía que había hecho su efecto ya que no estaba maquillada, mi sorpresa fue que al día siguiente no fue capaz de eliminar mi maquillaje al completo ni siquiera frotando varias veces, por lo que definitivamente no me parece un buen producto en cuando a tratar con maquillajes resistentes.

Con todo esto he sacado la conclusión de que, el otro agua micelar de Garnier, el que está fabricado con aceite creo que sería una mejor opción, al menos tengo esperanzas en ella y como os he dicho antes, será la próxima que pruebe.

Siempre tengo una alternativa

Por supuesto, después de muchos años en el mundo de la cosmética, he descubierto varios productos que si valen la pena, pero sobre todo uno de ellos curiosamente un agua micelar y es por ello que quiero nombrarla aquí, el agua  micelar todo en uno de la marca Nezeni Cosmetics, nunca me cansaré de animaros a que la probéis ya que para mi fue una revolución en mi vida y hasta día de hoy siempre sigue siendo mi favorita, es más nunca me falta un bote en casa, siempre es mi alternativa a todas las que pruebo y no terminan de gustarme, así que quería compartirlo con vosotros y que así si os gusta siempre sea vuestra alternativa también.

Mi opinión

Espero que os haya gustado este artículo, y sobre todo que os haya servido de ayuda, ya que siempre es de agradecer encontrar información sobre un producto del que dudamos si comprar o no. Como siempre, esta es mi opinión y no tiene porque ser la de todo el mundo, pero mi impresión fue esta y deseaba compartirla con vosotros, espero que a partir de ahora encontréis vuestra agua micelar ideal y podáis cuidar de vuestra piel como se merece.

También te puede interesar