Tipos de productos para desmaquillar

El maquillaje se ha convertido en algo imprescindible para nuestro día a día, la mayoría de las personas sienten la necesidad de maquillarse antes de salir a la calle y eso es algo que hemos interiorizado de tal manera que ya no imaginamos salir sin él. Todo esto es debido a la necesidad de vernos […]
esBelleza.com

El maquillaje se ha convertido en algo imprescindible para nuestro día a día, la mayoría de las personas sienten la necesidad de maquillarse antes de salir a la calle y eso es algo que hemos interiorizado de tal manera que ya no imaginamos salir sin él.

Todo esto es debido a la necesidad de vernos bien físicamente, no es algo nuevo, el maquillaje tiene muchos años y aunque ahora hay cientos de productos más, el deseo de usarlo es el mismo.

Por todo esto, también tuvo lugar el origen de los desmaquillantes, ya que todos estos productos debemos retirarlos del rostro de alguna manera, ahora veremos el porqué.

En este artículo vamos a hablar de los diferentes tipos de dermaquillantes que existen en el mercado y por supuesto vamos a ver algunas cosas sobre cada uno de ellos.

Antes de comenzar me gustaría dejaros por aquí un artículo donde podéis encontrar los mejores desmaquillantes del mercado de forma muy directa: Mejores desmaquillantes.

Productos desmaquillantes

El deseo de vernos bien

El aspecto físico es algo que siempre ha estado en el punto de mira, para todos es algo muy importante, ya que nadie quiere ir aparentando ser descuidado o dar una mala impresión.

Lo curioso es que esto no es algo nuevo, hace ya cientos de años se preocupaban por lo mismo, por la imagen que damos, sobre todo si al rostro nos referimos.

Por este motivo nacieron muchos productos que hoy día aún conservamos como por ejemplo la mascarilla facial y otros que ya no existen debido a que han sido reemplazados por nuevos.

En aquellos tiempos, las más preocupadas por su aspecto sin duda eran las mujeres, que hacían ellas sus propios cosméticos a base de ingredientes naturales que posteriormente usaban sobre su piel, la gran diferencia es que hoy el cuidado físico afortunadamente no entiende de género y tanto mujeres como hombre deciden cuidar su dermis.

Con todo esto, hemos visto que el deseo de vernos bien y de tener una piel bonita y sana no es algo nuevo que hayamos inventado recientemente, si no todo lo contrario, siempre ha sido algo muy importante en la vida diaria del ser humano.

La importancia de tener una piel sana

Además del deseo de vernos bien, como ya hemos visto, también existe la necesidad de mantener una piel sana y cuidada, alejada de cualquier problema.

Es decir, no solo debemos pensar en vernos bien, si no que tenemos que pensar que nuestra piel es el órgano más grande de nuestro cuerpo y que por lo tanto debemos cuidarlo como se merece.

Además de ser el órgano más grande, también podemos decir que tiene una función fundamental para el buen funcionamiento de nuestro organismo, es la encargada de protegernos, es decir, actúa como una barrera protectora que no deja que los factores externos incidan directamente en nuestro interior.

Dicha función es fundamental por el hecho de que frena cualquier impacto que podría ser muy grave en nuestro organismo, por lo tanto es razón suficiente para tenerla siempre a raya.

Si por el contrario no la cuidamos, la piel poco a poco con cada factor externo que choca en ella, se va debilitando un poco más, siendo algo muy grave, ya que no va a realizar de forma correcta la función que desempeña.

Muchas personas piensan que aunque  no cuiden su rostro, este no se encuentra descuidado, ya que no tiene signos aparentes, pero sin embargo no debemos olvidar que el dicho tan famoso y verdadero que seguro habéis escuchado alguna vez, «la piel tiene memoria» y en cualquier momento podemos padecer problemas por el hecho de no haberla cuidado nunca.

El deseo de vernos bien

¿Todas las pieles necesitan los mismos cuidados?

Después de ver la importancia de mantener a nuestra piel en buenas condiciones seguro que os surge la siguiente duda, ¿deben cuidarse todas las dermis de la misma manera?

Sin duda la respuesta es no, no todas las pieles son iguales es más algunas son muy diferentes y por lo tanto nunca van a necesitar lo mismo, ya que al ser diferentes también tienen necesidades diferentes, para esto es muy importante tener claro cual es nuestro tipo de piel.

La base de todo proceso de cuidado y belleza facial debe es saber ante que tipo de dermis estamos, es decir en el momento que no tengamos esto claro, todo puede salir mal, ya que podemos aplicar productos en un rostro que no es apto para ello.

Por este motivo, vamos a hablar de los diferentes tipos de pieles que existen, si no tenéis claro cual es la vuestra, os aconsejo que prestéis especial atención a este apartado y si queréis para que os sea más fácil podéis usar un espejo e ir analizando vuestro cutis a la misma vez que vais viendo las características de cada piel, de esta forma os será mucho más sencillo llegar a la conclusión de cual es la vuestra.

  • Piel grasa

La piel grasa sin duda es una de las más conocidas, seguro que habéis escuchado cientos de cosas sobre ella, porque además también es una de las menos deseada, ya que sus principales características son las más temidas de todas.

Las peculiaridades propias de esta piel son el exceso de sebo, los puntos negros, espinillas, textura untuosa, exceso de brillos, etc.

  • Piel seca

La piel seca es la opuesta completamente a la anterior, es decir, seguro que también habéis oído a muchas personas hablar sobre ella, sus características también son muy temidas, aunque menos que las anteriores.

Las principales peculiaridades de esta piel son la falta de hidratación, la textura áspera, los picores, irritaciones, rojeces, todas ellas causadas por un mal nivel y ausencia de hidratación en la piel.

  • Piel mixta

La piel mixta sin embargo es una dermis que esta justo entre las dos anteriores, tiene características de una y de la otra, esto es así porque podemos encontrar en ella zonas muy diferentes, normalmente se divide en dos, la zona T que abarca frente, nariz y barbilla y que cuenta con las características propias de la piel grasa y el resto del rostro que cuenta con las peculiaridades de la piel seca.

Además de estas dos zonas, también podemos encontrar otras más, o de diferente forma distribuidas, pero sin duda esta es la más normal.

Es la piel más común de todas, la mayoría de las personas cuentan con esta dermis.

  • Piel normal

La piel normal, sin lugar a dudas es la que todo el mundo desea tener, tiene una características maravillosas y es la más sana de todas, aún así es la menos común, y las personas que la tienen caen en el error de pensar que no necesitan cuidados, obteniendo a largo plazo un cambio de piel (si no cuidas tu dermis, esta con el tiempo puede cambiar y adoptar las características de cualquier otra)

Las principales peculiaridades son un rostro completamente equilibrado en todos los sentidos, con un color rosado sano y una textura jugosa.

  • Piel sensible

La piel sensible es la que más sufre a la hora de elegir cualquier producto de cuidado facial, ya que debe tener especial cuidado debido a su sensiblidad.

Es una dermis que además suele tener problemas de salud frecuentemente, tales como la psoriasis o pieles atópicas, por esto lo más recomendable siempre es informarse muy bien de los ingredientes de cada cosmético.

Las principales peculiaridades son irritaciones, reacciones, rojeces, picores, descamaciones, etc.

Estos son los principales tipos de pieles que hay, estoy segura que después de ver las características de todas y de haber analizado detenidamente la vuestra frente al espejo, habréis encontrado indicios que os dirijan claramente hasta vuestro tipo de piel.

Una vez que lo tenemos claro, ya podemos seguir con la búsqueda de nuestro cosmético ideal, en este caso un desmaquillante, que aunque no sea un producto en el que pensemos de primeras, si nos paramos a pensar lo usamos cada día, por lo que debe ser lo más afín a nuestra piel posible.

Tipos de pieles

¿Qué es un desmaquillante?

Como hemos dicho anteriormente, hoy en día todos nos maquillamos para salir a la calle y si no lo hacéis cada día seguro que lo habéis hecho en ocasiones puntuales, así que igualmente todos hemos aplicado alguna vez maquillaje en nuestro rostro, aunque lo más normal y común es hacernos a diario.

Si paramos un segundo y analizamos, siempre que salimos de casa lo usamos, ya sea para ir a comprar, para salir o incluso para ir al trabajo, es decir, está presente en nuestra piel con mucha frecuencia y a la misma vez que está es maquillaje también lo esta el desmaquillante, porque igual que nos maquillamos debemos desmaquillarnos posteriormente.

A nadie se le ocurriría dormir con el maquillaje sin antes haberlo retirado, ya que además de la incomodidad y los picores que supone también trae muchos problemas a nuestra piel, el primero la falta de transpiración de esta.

En definitiva, todos usamos desmaquillantes cada día casi de forma instintiva, pero ¿qué es realmente?

Tipos de desmaquillantes hay muchos, ahora veremos cuales podemos encontrar y como actúan cada uno de ellos, pero primero vamos a ver en que consiste de manera general.

A la hora de retirar el maquillaje después de todo el día, el agua y el jabón se quedan cortos, ya que es cierto que retiran bastante pero los restos más pequeños o resistentes se quedan atrapados en el rostro y por lo tanto debemos buscar algo para eliminarlo por completo y poder disfrutar de una limpieza plena.

Por este motivo nació el desmaquillante, un producto (o muchos) que van a ir incidiendo en nuestro rostro y removiendo todas aquellas impurezas y partículas por muy pequeñas que sean que han quedado atrapadas, ofreciéndonos como resultado un rostro completamente limpio.

¿Por qué es tan importante desmaquillarnos adecuadamente?

Como seguramente sabréis siempre que aplicamos maquillaje en nuestra piel, este está obstruyendo por completo todos los poros de nuestro rostro, por lo que no los deja transpirar.

Por la noche, cuando termina nuestro día y nos dirigimos a dormir, es cuando descansamos y con ellos también lo hace nuestra piel, además es el momento en el que se regenera eliminando las células muertas y sustituyéndolas por otras nuevas.

Imagina que no nos hemos desmaquillado y nos vamos a la cama sin hacerlo, en el momento que nuestra piel quiera realizar su función habitual de regeneración se encontrará con todos los poros obstruidos debido al maquillaje y por lo tanto no podrá llevarla a cabo, aquí empiezan los problemas.

Por otro lado, cuando nos levantamos por la mañana, también es conveniente usar un desmaquillante (aunque mucho más ligero y rápido que por la noche) ya que como hemos dicho mientras estamos dormidos la piel se regenera y por lo tanto es muy recomendable eliminar con una pasada de algodón todas las células muertas que se encuentran en la superficie de nuestro rostro.

Si lo hacemos así, todos los problemas que causan el no desmaquillarnos estaremos evitándolos y por lo tanto nuestra piel nos lo agradecerá enormemente con resultados muy satisfactorios.

Os dejo por aquí un artículo donde encontraréis todo lo necesario para realizar una buena función desmaquillante: ¿Cómo desmaquillar la piel correctamente?

¿Puede usar cualquier persona un desmaquillante, sin importar el tipo de piel?

Por supuesto que todo el mundo puede y debe usar un desmaquillante, ya hemos visto antes cuando analizamos los tipos de pieles, que todas ellas necesitan cuidados y por supuesto ninguna debe prescindir de un buen desmaquillante.

Lo que si es cierto es que, dependiendo de nuestra piel y de sus necesidades, debemos optar por unos desmaquillantes u otros o incluso por ingredientes determinado, ya que como sabemos no todas las pieles necesitan lo mismo.

Imaginad que nuestra piel es grasa y por recomendaciones de amigas o incluso por fama de un determinado desmaquillante, usamos uno a base de aceites, los resultados no serían los mejores, todo lo contrario podemos incluso empeorar la piel. Lo mismo pasaría con otros tipos de pieles.

Por este motivo, saber el tipo de piel que tenemos es fundamental y fijarnos detenidamente en los ingredientes de los productos que vamos a elegir para el cuidado de nuestra piel lo es aún más.

Dicho todo esto, ha llegado la hora de ver todos y cada uno de los tipos de desmaquillantes que podemos encontrar en el mercado, ¡así que estad atentos!

Importancia de desmaquillar

Tipos de desmaquillantes

A estas alturas ya tendréis claro que es un cosmético fundamental dentro de la rutina de limpieza facial diaria, por lo que al ser así se han ido descubriendo muchos productos que son capaces de realizar dicha función, vamos a hablar de cada uno de ellos y veremos como funcionan.

  • Leche limpiadora

Es un producto que además de limpiar ofrece un alto nivel de hidratación en la piel, por lo que es ideal para pieles secas y sensibles, que son las más propensas a la falta de humedad, sin embargo no lo es tanto para pieles grasas o mixtas, por el mismo motivo, por la cantidad de hidratación que ofrece, que puede llegar a empeorarlas.

Se trata de un limpiador no muy untuoso pero sin duda un poco más denso que otros, debido a esto podemos aplicarlo tanto con un disco de algodón como con los dedos (asegurándonos muy bien que estén completamente limpios)

Para finalizar con este producto os voy a dejar por aquí las mejores leches para eliminar todo vuestro maquillaje: Mejores leches desmaquillantes.

  • Bálsamo desmaquillante

Se trata de un producto en forma de crema y al igual que la anterior proporciona altos niveles de hidratación a la piel, por lo que de nuevo las pieles secas y sensibles se pueden beneficiar de él de forma satisfactoria, mientras que no es del todo recomendable para las pieles grasas o mixtas.

Se suele aplicar con los dedos, al tratarse de una crema, vamos esparciéndola por todo el rostro en forma circulares y para retirarlo basta con pasar un disco de algodón. Es muy efectivo con maquillajes demasiado resistentes.

Si os interesa tener más información sobre los bálsamos y queréis adquirir uno no dudéis en visitar este enlace donde vais a encontrar los mejores: Mejores bálsamos desmaquillantes.

  • Gel limpiador

Por fin hemos llegado a un producto realmente recomendado para pieles grasas y mixtas, ya que además de limpiar en profundidad va a ir desobstruyendo y cerrando los poros del rostro, dando una sensación de limpieza extra.

Para aplicarlo lo ideal es empezar con las manos y movimientos circulares y terminar de cubrir todo el rostro con la ayuda de un cepillo especial (normalmente viene con el producto) para finalmente eliminar con abundante agua.

  • Agua micelar

Hoy en día podemos decir que es el desmaquillante por excelencia, todo el mundo tiene un agua micelar en su neceser y nadie imagina una rutina de limpieza sin ella, además tiene un punto a su favor y es que la podemos encontrar especialmente diseñada para cada tipo de piel, por lo que abre enormemente su abanico de uso.

También podemos decir que es un producto extremadamente respetuoso con la piel, ya que no causa ningún tipo de irritaciones ni problemas independientemente del tipo que sea.

Normalmente se aconseja usarla con un disco de algodón debido a que es muy líquida, prácticamente como si fuera agua, es muy útil para eliminar el maquillaje normal, además también es muy buena para el maquillaje resistente al  agua o waterproof, aunque en este caso es mejor usar un agua micelar bifásica, es decir mezclando el agua con aceite.

  • Toallitas desmaquillantes

Las toallitas siempre son el recurso más rápido, ¿no tienes tiempo para entretenerte en limpiar tu cara de forma profunda?, las toallitas son la solución.

Tipos de toallitas hay cientos, cada una con ingredientes diferentes y específicas para cada tipo de piel, y como hemos dicho antes, son ideales para llevarlas de viaje o usarla en situaciones donde tengamos prisa y no podamos parar tanto tiempo.

Es muy importante que os fijéis muy bien en su composición para asegurarnos que no nos harán daño.

  • Desmaquillante bifásico

Seguro que lo habéis escuchado en muchas ocasiones, se trata de un desmaquillante mezclado con aceite y como ya hemos visto antes podemos encontrarlo en diferentes formatos, por ejemplo en agua micelar.

Es ideal para retirar el maquillaje ultra resistente como lo son por ejemplo el waterproof o el resistente al agua, es decir que solo con agua no se elimina.

Se aplica con un disco de algodón y donde más se suelen usar (ya que son los maquillajes más resistentes) es en los ojos, por lo que además de todo también es un producto muy respetuoso con esta piel tan sensible.

Para finalizar con estos desmaquillantes, os dejo de nuevo un artículo con los mejores que podéis encontrar en el mercado: Mejores desmaquillantes bifásicos.

Como habéis visto cada uno de ellos trabaja de una forma y satisface necesidades diferentes pero siempre con el mismo objetivo, desmaquillar el rostro.

Estos son los seis productos de limpieza facial más conocidos y más usados, hay algunos más, como por ejemplo es famoso aceite de coco del que os hablo en este otro artículo, es una información muy interesante si os atrae el mundo natural: Aceite de coco para desmaquillar, además también hay otros aceites que realizan una buena función en cuanto a desmaquillar el rostro, y que cada vez son más queridos por las personas que optan por ingredientes más naturales, si es vuestro caso, os podéis informar aquí: Mejores aceites desmaquillantes. 

Tipos de desmaquillantes

Limpiar el rostro y desmaquillarlo, ¿es lo mismo?

El error más común de todos a la hora de hablar sobre desmaquillar nuestro rostro es este, ¿lo estamos desmaquillan, lo estamos limpiando o son la misma acción?

Muchas veces buscamos productos para limpiar nuestro rostro, cuando en realidad lo que queremos es uno que desmaquille nuestra piel, o viceversa, pero es algo que nos confunde mucho.

Es cierto que van de la mano, es decir, son dos actos que se complementan y que deben ir juntos en las rutinas de belleza, pero no debemos confundirlos.

Lo primero en la rutina debe ser usar un desmaquillante para eliminar el maquillaje que hemos usado durante todo el día y una vez que hayamos quitado este nos dispondremos a limpiar el rostro en profundidad.

Como habéis podido observar, hablamos de ellos como dos productos diferentes, primero uno y luego el otro.

El problema de usar solo un producto de limpieza (pensando que te sirve para las dos acciones) es que la mayoría de las veces no son capaces de retirar todo el maquillaje y este se queda atrapado en zonas del rostro, estropeando todo el proceso.

Por esto mismo debemos tenerlo muy claro, no son lo mismo, cada uno tiene su función, así que lo mejor es darle a cada uno su lugar y su tiempo.

Lo ideal es que miréis este artículo donde se explica con todo detalle cada diferencia entre ellos y así lo entenderéis mejor: ¿Limpiar y desmasquillar es lo mismo?

¿Podemos hacer un desmaquillante casero?

Esta pregunta seguro que ronda cientos de cabezas, ya que la cosmética casera está tan de moda que, ¿por qué no íbamos a poder hacer un desmaquillante en casa?

Historia de la cosmética casera

Como sabéis o si no lo sabéis os lo cuento, la cosmética casera está en su máximo esplendor y cada vez va subiendo más. Hace cientos de años cuando no existían las grande fabricas ni empresas, las personas (en aquellos tiempos, sobre todo las mujeres) ya se preocupaban por su aspecto físico y por lo tanto ya buscaban productos con lo que cuidar su piel y verse bien.

Sin tiendas donde comprar los productos, ¿cómo hacían para conseguir cosmético realmente buenos?, la verdad es que usaban todos los recursos naturales que tenían, como aceites, plantas, flores, extractos, etc, y lo hacían en casa.

Poco a poco el mundo fue avanzando y con ello tuvo lugar la fabricación en masa de cosméticos, por lo que las personas dejaron la cosmética casera de lado, ya que comprarlo era más rápido y cómodo. ¿Cuál es el problema?, que para satisfacer tanta demanda se empezó a usar ingredientes no muy aptos para el cuidado de la piel y todo esto a desatado un gran desinterés de las personas.

Por todo esto, hoy día la cosmética casera vuelve a tener auge, las personas optan por hacer sus propios productos y de esta forma se aseguran de su efectividad y por supuesto de la calidad de los ingredientes.

Entonces, ¿podemos hacer un desmaquillante en casa?

Definitivamente sí, es muy sencillo hacer un desmaquillante en casa, tan solo debemos tener en cuenta nuestro tipo de piel y por supuesto analizar muy detenidamente los ingredientes que vamos a usar. ¡Y ya lo único que nos faltan son las ganas!

Si os interesa hacer uno en casa y no sabéis como empezar o tenéis dudas sobre su efectividad, etc, os aconsejo que le echéis un vistazo a este artículo que os dejará todo super claro para que el proceso sea satisfactorio: ¿Cómo hacer un desmaquillante casero?

Desmaquillante casero

También te puede interesar