¿Qué es CoolSculpting® y en qué consiste?

CoolSculpting es un tratamiento estético con el que puedes perder grasa o volumen sin tener que pasar por cirugía. En el artículo de hoy os contamos en qué consiste y cuáles son sus cualidades frente a otras opciones. ¿Qué es CoolSculpting®? Los expertos en CoolSculpting lo tienen claro y afirman sin contemplaciones que este tratamiento […]

CoolSculpting es un tratamiento estético con el que puedes perder grasa o volumen sin tener que pasar por cirugía. En el artículo de hoy os contamos en qué consiste y cuáles son sus cualidades frente a otras opciones.

¿Qué es CoolSculpting®?

Los expertos en CoolSculpting lo tienen claro y afirman sin contemplaciones que este tratamiento estético es la única alternativa a la liposucción. Así nos lo cuentan desde Carmen Sarmiento, que ofrecen este tratamiento en exclusiva en Sevilla y que está especialmente indicado para aquellas mujeres de entre 25 y 45 años que quieren perder volumen en zonas localizadas, como puede ser en la cintura o en las cartucheras.

¿En qué consiste el tratamiento?

Algunas ideas previas muy importantes que os ayudarán a diferenciarlo rápidamente de otros tratamientos estéticos diseñados para el mismo fin, es que el CoolSculpting no requiere de anestesia, no está considerado como un tratamiento invasivo y no vas a necesitar días de baja para poder hacer tu día a día.

Para conseguir su objetivo utiliza una tecnología basada en Zeltiq-Allergarn que permite congelar las células grasas que se quieren eliminar, lo que implica que se lleva a cabo una actuación concreta y controlada sobre el tejido a tratar. En el momento en el que quedan congeladas las células, éstas se eliminan de forma natural. Eso sí, es importante tener en cuenta que no se eliminan para siempre, aunque afirman que se produce una disminución del número de células que acumulan grasa, lo que favorece la pérdida de volumen, aunque no tiene por qué relacionarse con la pérdida de peso.

Algunos aspectos importantes que comparten los especialistas de esta técnica es que:

  • Es una técnica apta para hombres y mujeres que quieran perder grasa localizada.
  • El cliente va a tener una sensación de frío en la zona a tratar pero ésta desaparecerá al cabo de pocos minutos.
  • La duración del tratamiento va a variar en función de la zona pero suele ser entre 1 y 3 horas.
  • No es necesario reposo pero sí que notarás la zona inflamada los primeros días.
  • Para unos resultados óptimos y visibles el CoolSculpting tiene que ir acompañado de unos hábitos saludables. Los tiempos establecidos indican que podrás comenzar a ver los resultados a las tres semanas después de una sesión, aunque de forma más notable comenzarán a ser visibles entre el primer y tercer mes tras el tratamiento.

Cómo se aplica CoolSculpting paso a paso

La aplicación de CoolSculpting ha de ser realizado por un profesional especializado en esta técnica y antes de aplicarlo se ha de realizar un estudio personalizado sobre las zonas a tratar, de tal forma que se pueda valorar si esta técnica es la más adecuada para conseguir el objetivo del cliente.

Si todo es favorable, el siguiente paso será señalar cuáles son las zonas a trabajar y se colocarán sobre ellas un aplicador de vacío y una almohadilla de gel. El aplicador de vacío genera la sensación de que se produce un tirón de la piel hacia el mismo, por lo que puedes sentir que tu piel se estira o como un pellizco suave.

A continuación, se aplica el frío de forma controlada y localizada. Al principio puede parecerte una sensación intensa de frío pero a los 10 minutos perderás la sensibilidad temporal en esa zona y no tendrás ninguna sensación desagradable. Es más, desde la clínica especializada de Carmen Sarmiento cuentan que muchas clientas se duermen durante las sesiones o aprovechan para entretenerse con libros, revistas o el propio teléfono.

Finalizada la sesión, puedes hacer tu vida normal. Es decir, nada de reposo, ni de bajas, ni de preocuparte por tener que parar tu vida.

También te puede interesar