Reafirma y tonifica tu piel con productos de cosmética natural

Disminuir volumen y grasa en zonas localizadas es posible. Para ello, es necesario seguir una alimentación equilibrada y realizar algo de ejercicio diario. Reducir la ingesta de hidratos de carbono y grasas saturadas, así como reducir la ingesta de alcohol. Algo que favorecerá la disminución de la retención de líquidos en nuestro organismo. Una vez […]

Disminuir volumen y grasa en zonas localizadas es posible. Para ello, es necesario seguir una alimentación equilibrada y realizar algo de ejercicio diario. Reducir la ingesta de hidratos de carbono y grasas saturadas, así como reducir la ingesta de alcohol. Algo que favorecerá la disminución de la retención de líquidos en nuestro organismo.

Una vez conseguido este propósito, en ocasiones, nos surge la necesidad de disminuir la piel colgante o de tonificar ciertas zonas en las que hemos perdido volumen. Sobre todo en zonas más sensibles como puede ser el abdomen, los brazos o los glúteos.

Si tu pregunta es si existen soluciones para esta piel fláccida una vez conseguido el objetivo de disminuir volumen y grasa, la respuesta es sí.

Para comenzar, es necesario comprender el por qué sucede esto. Cuando se pierde volumen de una manera acelerada o, cuando ese volumen llevaba ahí localizado por mucho tiempo, es normal que nuestra piel no cuente con el tiempo suficiente para adaptarse a esta nueva situación. Este hecho, puede dar lugar a la aparición de esa piel aparentemente más fláccida o colgante. Algo que se recomienda atajar a la mayor brevedad posible pues, de lo contrario, no lograremos nuestro objetivo y podremos provocar que esa piel se instale así, en este estado, de forma permanente.

Lo primero a tener en cuenta es la necesidad de tonificación. Para ello necesitarás un plan de entrenamiento específico, adaptado a las necesidades de tu cuerpo y de tu capacidad física particular. Enfocado a tonificar y reforzar esas zonas de tu cuerpo que lo necesitan, ya sean los brazos, el abdomen o los glúteos, por ejemplo. Estas son algunas de las zonas que más se resienten durante los procesos de pérdida de peso.

Este plan de entrenamiento se tratará de un plan enfocado a favorecer la mejora de la zona del cuerpo en la que queramos centrarnos, por ejemplo, planchas, abdominales… existiendo en internet multitud de tablas focalizadas que puedes realizar desde la comodidad de tu hogar, sin necesidad de apuntarte a un gimnasio, en caso de que no desees hacerlo. Y, además, con una escasa necesidad de útiles de gimnasio. Simplemente, unas mancuernas adaptadas a tu capacidad personal, unas gomas y una esterilla, así como la propia resistencia y peso de tu cuerpo, pueden ser unas buenas herramientas con las que comenzar tu objetivo.

Es muy importante tener en cuenta que, si vas a seguir perdiendo peso, has de acompañarlo de algún tipo de actividad de cardio diaria. Así sea, correr o andar rápido, mínimo 40 minutos al día. De esta manera, favorecerás la quema de grasas, y evitarás que se siga acumulando en los lugares menos deseados.

Otra elemento muy importante a tener en cuenta en este proceso será el tema de la alimentación. Incluir en nuestra dieta todo tipo de alimentos ricos en vitamina C y vitamina E, será algo que nos ayudará en la consecución de nuestro objetivo. Estas dos vitaminas colaboran en el buen aspecto de la piel, así como favorecen la regeneración de la misma. Siempre, tratando de consumir alimentos saludables como frutas, legumbres, verduras y proteínas animales, sobre todo provenientes del pollo y del pescado. Sin olvidarnos de beber una media de dos litros de agua al día. Esto favorecerá positivamente a la hidratación de nuestra piel.

Otro elemento a añadir en nuestro proceso de recuperación de esa piel localizada será incluir en nuestra rutina cremas específicas que ayuden tanto en la hidratación, como en la regeneración de la piel, así como en la nutrición de la misma.

Además de nuestra crema hidratante habitual, por todo el cuerpo, deberemos añadir algún tipo de aceite corporal en la zona a tratar. Existen los aceites reafirmantes corporales para este propósito. Desde aceites específicos para la celulitis, en caso de que la tengamos como aceites corporales regeneradores, como es el caso del Aceite Corporal Regenerador de Granada, de Weleda. Una marca que aboga por la cosmética natural desde sus inicios y que nos ayuda en nuestro propósito ya que cuenta con fórmulas testadas y comprobadas científicamente. En el caso del aceite regenerador, conseguiremos combatir la sequedad, prevenir el envejecimiento y, sobre todo, reafirmar la piel.

Algo muy aconsejable y a tener en cuenta, es escoger aceites que no sean demasiado untuosos, es decir, de una textura no grasa, y que resulten de rápida absorción. Los aceites que reducen la celulitis pueden colaborar también a reafirmar y alisar la piel que deseamos. Provocando, de esta manera una doble acción, acción reafirmante y reductora, todo ello en una misma aplicación.

A la hora de aplicar este aceite, también es importante tener en cuenta la manera de hacerlo, para favorecer a su absorción y penetración en las capas menos superficiales de la piel. De esta manera, lograremos una mayor manifestación de sus beneficios en nuestra piel.

Compartir en: Twittericono twitter Facebookicono facebook Pinteresticono pinterest

También te puede interesar