¿Tienes piel rosácea? Todo lo que debes saber

La piel rosácea es una afección médica conocida también simplemente bajo el nombre de rosácea. Se estima que, en nuestro país, el 1% de las consultas dermatológicas está relacionada con ella. Pero, ¿en qué consiste y por qué aparece? ¿Cuáles son sus causas, qué síntomas presenta y cómo se trata?. ¿Qué es la rosácea? Podríamos definir a […]

La piel rosácea es una afección médica conocida también simplemente bajo el nombre de rosácea. Se estima que, en nuestro país, el 1% de las consultas dermatológicas está relacionada con ella. Pero, ¿en qué consiste y por qué aparece? ¿Cuáles son sus causas, qué síntomas presenta y cómo se trata?.

Piel rosácea

¿Qué es la rosácea?

Podríamos definir a la rosácea, o piel rosácea en definitiva, como una enfermedad crónica de la piel. Su causa directa por el momento se desconoce, y aunque no hay cura, sí existen diferentes tratamientos que pueden ayudar a mejorar los síntomas.

De hecho, como conoceremos en el apartado dedicado a ello, uno de los síntomas más característicos de esta afección es la aparición de una protuberancia de pequeño tamaño, de color rojo y llena de pus, la cual aparece sobre todo cuando surgen los típicos brotes de rosácea. Y, por lo general, suele afectar en especial a la piel de la nariz, la frente y las mejillas.

Otra de las características fundamentales de esta afección es la aparición de brotes, los cuales ocurren a menudo en forma de ciclos, lo que significa que se experimentarán los síntomas durante varias semanas o meses a la vez, para luego desaparecer y volver a aparecer de nuevo.

Tipos de rosácea

Los especialistas han identificado un total de 4 tipos de rosácea. Son los siguientes:

  • Subtipo 1: Conocido médicamente como rosácea eritematotelangiectásica, se asocia habitualmente a enrojecimiento facial, enrojecimiento del resto de la piel (si esta surge en otras zonas del cuerpo que no sean el rostro) y una mayor visibilidad de los vasos sanguíneos.
  • Subtipo 2: Conocido como rosácea papulopustular (o acné), se asocia con brotes que recuerdan mucho a la apariencia que tiene el acné. Con frecuencia suele atacar a las mujeres de mediana edad.
  • Subtipo 3: Conocido médicamente como rinofima, se trata en realidad de una forma más bien rara, la cual se encuentra asociada con el engrosamiento de la piel de la nariz. Es un tipo de rosácea que generalmente suele afectar a los hombres, y a su vez, está acompañado de otro subtipo de rosácea.
  • Subtipo 4: Conocida como rosácea ocular, sus síntomas se centran especialmente en el área del ojo.

¿Cuáles son los síntomas de la rosácea?

Dependiendo de cada subtipo, la realidad es que los síntomas de la rosácea son diferentes. Por tanto, debemos diferenciar los síntomas entre cada subtipo de rosácea:

Síntomas de la rosácea etitematotelangiectásica:

  • Enrojecimiento de ala piel del rostro, la cual se sitúa en el centro de la cara.
  • Vasos sanguíneos rotos, los cuales se vuelven muy visibles.
  • Piel hinchada y sensible.
  • Picazón y ardor en la piel.
  • Piel seca, que se vuelve áspera y escamosa.

Síntomas del acné rosácea:

  • Acné y piel muy roja.
  • Piel grasa y sensible.
  • Vasos sanguíneos rotos, más visibles.
  • Aparición de parches elevados en la piel.

Síntomas del rinofima (engrosamiento de la piel):

  • Piel gruesa, la cual se forma principalmente en la nariz.
  • Textura de piel irregular.
  • Piel gruesa también en el mentón, la frente, las mejillas y las orejas.
  • Poros con apariencia grande.
  • Vasos sanguíneos rotos, mucho más visibles.

Síntomas de la rosácea ocular:

  • Ojos con apariencia llorosa y como inyectados en sangre.
  • Sensación de ardor o escozor en los ojos (es común sentir los ojos arenosos).
  • Ojos secos y con picazón.
  • Sensibilidad a la luz.
  • Quistes en los ojos.
  • Vasos sanguíneos rotos en los párpados.

Principales síntomas de la piel rosácea

¿Cuáles son las causas de la rosácea?

Como te comentábamos al comienzo de esta nota, no ha sido determinada la causa directa que ocasiona la aparición de la rosácea. Se cree que pueden ser una combinación de diferentes factores, entre los que destacan factores hereditarios y ambientales, lo que puede causar que a su vez los síntomas empeoren en algunas personas.

También existen otros factores que pueden ocasionar un empeoramiento de los síntomas, como:

  • El consumo habitual y excesivo de bebidas alcohólicas.
  • Tener bacterias intestinales, como es el caso de la Helicobacter pylori.
  • Consumir comidas picantes.
  • La presencia de un ácaro de la piel conocido como demodex (y la bacteria que porta, Bacillus oleronius).
  • Presencia de catelicidina, una proteína que protege la piel de infecciones.

¿Cuáles son los principales factores de riesgo de la rosácea y cómo se trata?

Existen algunos factores que pueden hacer que una determinada persona tienda a ser más propensa que otra a la hora de desarrollar rosácea. A menudo se desarrolla en personas de entre 30 a 50 años de edad, y es más común en personas con la piel clara, cabello rubio y ojos azules.

El factor hereditario también tiene mucho que ver. Por ejemplo, es más probable el desarrollo de la rosácea si existen antecedentes familiares de la enfermedad, o si tienes ancestros escandinavos o celtas.

Además, las mujeres son más propensas a la hora de desarrollar la afección, en comparación con los hombres. Aunque los hombres suelen desarrollar una enfermedad que, a menudo, presenta unos síntomas más graves.

Aunque la rosácea no se puede curar, sí es posible tomar una serie de medidas con el fin de controlar los síntomas. Es importantísimo el uso de productos de higiene suaves con la piel, sin aceite y únicamente a base de agua, evitando determinados ingredientes que pueden continuar irritando la piel, como el alcohol, mentol, hamamelis o determinados agentes exfoliantes.

Es probable que tu médico te prescriba un plan de tratamiento acorde para reducir los síntomas, como cremas antibióticas y antibióticos orales.

También te puede interesar