Ventajas de usar el tratamiento de microespuma para eliminar las varices

Las varices pueden aparecer en diferentes partes del cuerpo, aunque lo más frecuente es su presencia en las piernas. En la época de otoño e invierno muchas personas aprovechan para realizar tratamientos que las eliminen, por lo que hemos preparado este artículo para hablar del tratamiento de microespuma.

¿Sabías que existe más de un tipo de variz?

Desde Clínica Menorca clínica de medicina estética nos cuentan que «las varices son un trastorno del sistema cardiovascular que se manifiesta sobre todo en las piernas y tiene como consecuencia una degeneración de algunas venas varicosas que en un principio estaban sanas» estas venas se inflaman y dilatan, comienzan a acumular sangre porque como como válvulas ya les cuesta hacer el recorrido de retorno.

Nos describen cinco tipos de varices: arañas vasculares, varices reticulares, venas varicosas, insuficiencia venosa crónica y úlcera trófica.

Hay algunas varices que surgen por un fuerte cambio hormonal, como puede ser en el embarazo o con los tratamientos anticonceptivos. Otra razón es el uso continuado de ropa ajustada puesto que dificulta la circulación de la sangre y, como curiosidad, el uso continuado de tacones altos también puede tener un efecto similar. Otras varices tienen un origen más patológico, como puede ser la carga genética.

Para cualquiera de estas varices se recomienda evitar el uso de ropa muy ajustada, evitar pasar muchas horas de pie de forma continua, tener cuidado con la exposición a las altas temperaturas (verano, saunas, calefacción…) y hacer ejercicio de poco impacto.

¿Qué es el tratamiento de Microespuma?

En cuanto al tratamiento de eliminación de las varices, desde la Clínica Menorca nos señalan que es fundamental hacer un buen diagnóstico para escoger el tratamiento adecuado para ellas. Esto suele consistir en una primera consulta informativa, una exploración física a través de la observación y palpación de las zonas a tratar, y una exploración más profunda donde se puede optar por una ecografía Doppler para ver el flujo sanguíneo y la estructura de los vasos.

Una vez obtenido el diagnóstico se propondrá al paciente el tipo de tratamiento más adecuado. Estos tratamientos pueden ir desde el uso de láser, tratamiento de ecleroterapia, tratamiento de escleroterapia con Microespuma o intervención quirúrgica para los más graves.

El tratamiento de Microespuma está diseñado para las personas que tienen un tipo de variz que es molesta (más allá de lo estético) y puede suponer un riesgo para la salud, ya que puede derivar en problemas mayores. Esta opción sirve tanto para quitar las varices más pequeñas como las tronculares.

¿En qué consiste la Microespuma?

Desde la clínica nos han descrito que este tratamiento consiste en introducir en la vena una sustancia esclerosante, la cual daña la pared de la vena e inicia su degeneración hasta quedar eliminada. En un primer momento verás que da la sensación de que la variz ha desaparecido. Esto se consigue gracias a que la sustancia ha hecho que la acumulación de sangre que se había quedado en la variz y que se veía en color rojo, verde o morado, se ha reemplazado por una sustancia incolora.

Podríamos decir que hay varias fases de actuación de esta sustancia. Al principio comenzará por la inflamación y de ahí pasará a generar una especie de fibrosis o cicatrización del tejido de la vena. Después este mismo tejido será reabsorbido por el cuerpo cuando ya haya quedado degradado y, entonces sí, la variz habrá desaparecido por completo.

Y sí, es tal cual lo lees, nosotras también nos quedamos sorprendidas. Pero desde Clínica Menorca nos han asegurado que éste es un tratamiento definitivo, con el cual se puede conseguir que las piernas luzcan sin las molestas varices.